Páginas

20 oct. 2010

leo, leo

Sgeun un etsduio de una uivenrsdiad ignlsea, no ipmotra el odren en el que las ltears etsan ersciats, la uicna csoa ipormtnate es que la pmrirea y la utlima ltera esten ecsritas en la psiocion cocrrtea. El rsteo peuden estar ttaolmntee mal y aun pordas lerelo sin pobrleams. Etso es pquore no lemeos cada ltera por si msima preo la paalbra es un tdoo.

Pesornamelnte me preace icrneilbe...

leo,leo

    El niño que quería ser libro.
    De la preciosa autobiografía de
    Amos Oz
    Una historia de amor y oscuridad
    (Siruela, 2004, traducción de Raquel García Lozano):
Lo único abundante en casa eran los libros: había libros de pared a pared, en el pasillo, en la cocina, en la entrada, en los alféizares de las ventanas, en todas partes. Miles de libros, en cada rincón de la casa. Se tenía la sensación de que si las personas iban y venían, nacían y morían, los libros eran inmortales. Cuando era pequeño, quería crecer y ser libro. No escritor, sino libro: a las personas se les puede matar como a hormigas. Tampoco es difícil matar a los escritores. Pero un libro, aunque se le elimine sistemáticamente, tiene la posibilidad de que un ejemplar se salve y siga viviendo eterna y silenciosamente en una estantería olvidada de cualquier biblioteca perdida de Reykjavik, Valladolid o Vancouver (pág. 35).



leo, leo

    Así se dirigía
    Platón a sus libros
    En el momento de su muerte

        Padres míos dignos de reverencia y conductores y luz de mi vida, de aquí en adelante no podré estar más con vosotros, pues me voy con mi Dios, que me llama sin dilación. Os doy todo tipo de gracias por el gran honor y corona y gracia que me habéis dado en el mundo, y suplico a mi Dios y Señor que os ponga en manos de personas que os amen y os honren y os busquen de todo corazón en todo momento como yo he hecho toda mi vida .

leo,leo

Wislawa Szymborska
    En alabanza de mi hermana (1976)
    Mi hermana no escribe poemas y es casi imposible que súbitamente empiece a escribir poemas. Ella salió a su madre, que no escribió poemas. Y a su padre, que tampoco escribió poemas. Bajo el techo de mi hermana yo me siento segura: nada podría mover al esposo de mi hermana a escribir poemas. Y aún cuando suena como un poema de Adam Macedonski, ninguno de mis parientes se dedica a escribir poemas.
    En el escritorio de mi hermana no hay viejos poemas, tampoco algunos nuevos en su bolso de mano. Y cuando mi hermana me invita comer, yo sé que no tiene la intención de leerme poemas. Ella hace soberbias sopas sin siquiera esforzarse, y su café no se derrama sobre manuscritos.
    En muchas familias nadie escribe poemas, mas cuando lo hacen, rara vez es sólo una persona. Alguna vez la poesia fluye en cascadas de generaciones, lo cual produce temibles altercados en las relaciones familiares.
    Mi hermana cultiva una decente prosa hablada,  toda su vena literaria se derrama en postales de vacaciones que prometen la misma cosa cada año: que cuando ella regrese, nos lo contará todo, todo, todo.



12 oct. 2010

feria del libro de ocasión


Los días 14 y 15 de Octubre visitamos la Feria del Libro de Ocasión de Trujillo.
La visita formaba parte del Plan de Trabajo de la Biblioteca Escolar de nuestro centro.
En esta actividad participaron los ocho grupos de 1º y 2º de ESO acompañados por sus profesores. Algunos ojearon, otros leyeron y los menos llegaron a adquirir ejemplares a precio de crisis.
          ¡¡¡¡Qué gozada verlos con un libro entre las manos!!!!