Páginas

28 feb. 2012

The Fantastic Flying Books of Mr. Morris Lessmore.


En la pasada edición de los Oscars también los libros disfrutaron de unos minutos de gloria: The Fantastic Flying Books of Morris Lessmore ganó en la categoría de Mejor corto de animación con una historia que se inspira en el amor a los libros, el huracán Katrina, Buster Keaton y El Mago de Oz. El ilustrador William Joyce dedicó el premio a todos aquellos que consagran su vida a los libros.

20 feb. 2012

medio pan y un libro

Discurso de Federico García Lorca al inaugurar la biblioteca de su pueblo Fuente de Vaqueros (Granada). Septiembre 1931.

“Cuando alguien va al teatro, a un concierto o a una fiesta de cualquier índole que sea, si la fiesta es de su agrado, recuerda inmediatamente y lamenta que las personas que él quiere no se encuentren allí. ‘Lo que le gustaría esto a mi hermana, a mi padre’, piensa, y no goza ya del espectáculo sino a través de una leve melancolía. Ésta es la melancolía que yo siento, no por la gente de mi casa, que sería pequeño y ruin, sino por todas las criaturas que por falta de medios y por desgracia suya no gozan del supremo bien de la belleza que es vida y es bondad y es serenidad y es pasión.

Por eso no tengo nunca un libro, porque regalo cuantos compro, que son infinitos, y por eso estoy aquí honrado y contento de inaugurar esta biblioteca del pueblo, la primera seguramente en toda la provincia de Granada.

No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio del Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.

Yo tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros los que necesita y ¿dónde están esos libros?

¡Libros! ¡Libros! Hace aquí una palabra mágica que equivale a decir: ‘amor, amor’, y que debían los pueblos pedir como piden pan o como anhelan la lluvia para sus sementeras. Cuando el insigne escritor ruso Fedor Dostoyevsky, padre de la revolución rusa mucho más que Lenin, estaba prisionero en la Siberia, alejado del mundo, entre cuatro paredes y cercado por desoladas llanuras de nieve infinita; y pedía socorro en carta a su lejana familia, sólo decía: ‘¡Enviadme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera!’. Tenía frío y no pedía fuego, tenía terrible sed y no pedía agua: pedía libros, es decir, horizontes, es decir, escaleras para subir la cumbre del espíritu y del corazón. Porque la agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida."

16 feb. 2012

la cita del mes

Viajé en mis libros
pero dejé de comérmelos,
lo cual dio lugar a que la alimentación
se convirtiera en un problema permanente. ”

Capítulo 5.
                                                           FIRMIN
                                                             Sam Savage

15 feb. 2012

Ampliamos nuestro horario


Orellanito tiene algo muy interesante que comunicaros:
Ya era conocido por toda la comunidad educativa del IES Francisco de Orellana de Trujillo que la biblioteca de nuestro centro abre sus puertas todos los miércoles por la tarde de 4 a 6.
Ahora, gracias a la colaboración y esfuerzo de un grupo de madres, ampliamos ese horario de 4 a 8 de la tarde.
Esperamos que dicha ampliación facilite la posibilidad de contar con un espacio idóneo para vuestro estudio, realización de tareas, acceso a Internet o disfrute de la lectura (especialmente para nuestro alumnado de Huertas de Ánimas que no tendría que desplazarse hasta la Biblioteca Pública de Trujillo, que le coge un poco a trasmano, como suele decirse)
Nuestro único interés es poneros un poco más fácil todavía el acceso al conocimiento y a la cultura . Nos sentiríamos felices si vemos que sabéis aprovechar las oportunidades que se os brindan.
Gracias.

12 feb. 2012

ocho poemas de amor y un antipoema





          Te propongo un juego.
          ¿Sabrías conectar cada
          uno de los textos con su autor?
          Lanza tus dardos certeros.
          Si para conseguirlo logramos
          que disfrutes de la lectura
          de los poemas
          no será nuestro el mérito:
               Será que estás enamorad@

San Valentín


Introduce tus poemas
de amor o desamor
en la urna de biblioteca.
GRACIAS



7 feb. 2012

juguetes

Desde que una noche, mientras dormías, tres magos de Oriente te dejaron unos juguetes en la oscuridad del salón, ya no te abandonó la secreta necesidad de seguir siendo engañado con tal de que te dejaran jugar el resto de tu vida. Te contaron que unos magos, después de ofrecerle oro, incienso y mirra a Dios, a ti, que no eras nadie, te regalaron un aro, una escopeta con tapón de corcho, un caballo de cartón y unos lápices de colores, marca Alpino. Aunque los juguetes hayan evolucionado desde aquel simple aro a la video-consola, la ficción es la misma. Antes del uso de razón nuestro cerebro fue inoculado con esta ecuación: la ingenuidad equivale a un sueño lleno de regalos. Pero un día en el recreo un niño resabiado te abrió los ojos a la verdad.

Esa fue la primera gran caída, el verdadero pecado original y desde entonces uno se ha pasado la vida realizando esfuerzos sobrehumanos para recuperar la gracia de aquel engaño primitivo. "Miénteme, dime que me quieres", le suplicó Joan Crawford a Sterling Hayden en la película Johnny Guitar. Tendrás ese juguete mientras creas en la magia. Miénteme, dime que cabalgando aquel caballo de cartón podré atravesar el horizonte. Miénteme, dime que en algún lugar del mundo existe aquella bicicleta roja que de chaval me llevaba a la playa cuando todavía fingía creer en los reyes magos. Miénteme, dime que con aquella primera pluma estilográfica, ya extraviada, aun podré escribir poemas y libros de viajes, llenos de aventuras. Miénteme, dime que no ha desaparecido de aquel valle el huerto de manzanos donde había vestigios de un altar dedicado a la diosa Diana y que no acabarán nunca aquellos placeres que en la juventud nos hacían inmortales. Miénteme, dime que, desafiando este tiempo sucio, no acabaré agachando la cerviz y tragando al final con todo, sonriendo a los poderosos imbéciles, dando la razón a los que me impidan soñar en ríos incontaminados, en fuentes limpias donde bailan las ninfas en verano bajo la acérrima potencia del sol. Miénteme, dime que con aquella escopeta, que tenía un tapón de corcho, podré abatir todavía un ave del paraíso y llenar de colores tu destino con los lápices Alpino. Miénteme, dime que me quieres. Este es el último juguete de los magos.
MANUEL VICENT. 6 ENE 2008
ELPAÍS