19 nov. 2012

9 Poemas de Otoño



EL OTOÑO SE ACERCA
El otoño se acerca con muy poco ruido:          
apagadas cigarras, unos grillos apenas,         
defienden el reducto                                            
de un verano obstinado en perpetuarse,         
cuya suntuosa cola aún brilla hacia el oeste.  
Se diría que aquí no pasa nada,                         
pero un silencio súbito ilumina el prodigio:     
ha pasado                                                              
un ángel                                                                 
que se llamaba luz, o fuego, o vida.                
Y lo perdimos para siempre.                             
 Ángel González      



         POEMA 6           

  Te recuerdo como eras en el último otoño.
    Eras la boina gris y el corazón en calma.  
  En tus ojos peleaban las llamas del crepúsculo. 
       Y las hojas caían en el agua de tu alma.     
        [...]        
   Tu recuerdo es de luz, de humo, de estanque en calma!
  Más allá de tus ojos ardían los crepúsculos.
  Hojas secas de otoño giraban en tu alma. 
                  Pablo Neruda                 




           OTOÑO
                                Aprovechemos el  otoño 
     antes de que el invierno nos escombre  
    entremos a codazos en la franja del sol  
   y admiremos a los pájaros que emigran  
                     ahora que calienta el corazón  
             aunque sea de a ratos y de a poco 
                    pensemos y sintamos todavía 
              con el viejo cariño que nos queda 
                                aprovechemos el otoño 
               antes de que el futuro se congele 
                      y no haya sitio para la belleza 
   porque el futuro se nos vuelve escarcha 
  Mario Benedetti



LAS SOMBRAS DEL VERANO  

             Se muere el mar de otoño      
         hay niños que apuñalan las estatuas   
     y las olas arrastran candelabros, sables rotos.
      Alguien que no conozco me persigue llorando
       -pero sé que el verano fue la vida.      

 Felipe Benítez Reyes   


   OTOÑO
    Mujer densa de horas 
    y amarilla de frutos     
   como el sol del ayer     
   El reloj de los vientos te vio florecer         
   cuando en su jaula antigua                         
   arrancaba las plumas el terco atardecer 
  El reloj de los vientos                                 
  despertador de pájaros pascuales          
  que ha dado la vuelta al mundo               
  y hace juegos de agua en los advientos
 De tus ojos la arena fluye en un río estéril 
  Y tantas mariposas distraídas               
  han fallecido en tu mirada                      
 que las estrellas ya no alumbran nada 
   Mujer cultivadora        
   de semillas y auroras 
    Mujer en donde nacen las abejas  
    que fabrican las horas                     
     Mujer puntual como la luna llena 
    Abre tu cabellera                 
    origen de los vientos         
   que vacía y sin muebles    
    mi colmena te espera.      
     Gerardo Diego


DÍA DE OTOÑO
 
Señor: es hora. Largo fue el verano.
Pon tu sombra en los relojes solares,
y suelta los vientos por las llanuras.
Haz que sazonen los últimos frutos;
concédeles dos días más del sur,
úrgeles a su madurez y mete
en el vino espeso el postrer dulzor.
No hará casa el que ahora no la tiene,
el que ahora está solo lo estará siempre,
velará, leerá, escribirá largas cartas,
y deambulará por las avenidas,
inquieto como el rodar de las hojas.
Rainer M. Rilke 


    VIENTO DE OTOÑO       
Hemos visto, ¡alegría!, dar el viento     
gloria final a las hojas doradas.             
Arder, fundirse el monte en llamaradas 
crepusculares, trágico y sangriento.       
Gira, asciende, enloquece, pensamiento.
Hoy da el otoño suelta a sus manadas. 
¿No sientes a lo lejos sus pisadas?      
Pasan, dejando el campo amarillento.  
Por esto, por sentirnos todavía           
música y viento y hojas, ¡alegría!        
Por el dolor que nos tiene cautivos,    
por la sangre que mana de la herida   
¡alegría en el nombre de la vida!        
Somos alegres porque estamos vivos.

   José Hierro     



      CANCIÓN DE OTOÑO 

        Los largos sollozos
                 De los violines
                          Del otoño
          Hieren mi corazón
                 Con monótona
                         Languidez
                Todo sofocante
              Y pálido, cuando
                  Suena la hora,
                 Yo me acuerdo
        De los días de antes
                                Y lloro
                            Y me voy
     Con el viento malvado
                     Que me lleva
              De acá para allá,
                    Igual que a la
                     Hoja muerta.
   Paul Verlaine 



 CANCIÓN

 Tan, tan ¿Quién es...?
     Tan, tan.    
     ¿Quién es?   
 El Otoño otra vez.
¿Qué quiere el Otoño?
  El frescor de tu sien.
  No te lo quiero dar.
 Yo te lo quiero quitar.

    Tan, tan.   
    ¿Quién es?  
  El Otoño otra vez.  

Federico García Lorca