18 ene. 2014

BIBLIOTECA DE EXTREMADURA : MIL HISTORIAS DE LIBROS

Nuestros alumnos de 2º ESO B viajaron a Badajoz, el pasado 17 de diciembre, para conocer la Biblioteca de Extremadura, que además, en esos días , albergaba la exposición temporal " Badajoz, mil años de  libros" dentro de la serie de actos que se están llevando a cabo para conmemorar el Milenio del  Reino de Badajoz.

La Biblioteca de Extremadura abrió sus puertas  en 2002 con el cometido de recoger, conservar y difundir el patrimonio bibliográfico extremeño.  Está situada  en un lugar lleno de historia:  la Alcazaba de Badajoz.
El edificio, incluye algunas construcciones anteriores, como los restos de la catedral de Santa María de la Sée, erigida por el rey Alfonso IX de León, en 1230, sobre la mezquita del palacio de Abd al-Rahman Ibn Marwan, fundador de la ciudad, que había sido edificada en el siglo IX. Actualmente es compartido por la Biblioteca y la Facultad de Biblioteconomía y Documentación de la UNEX.


 Entre los muchos tesoros escondidos que  se conservan allí, tenemos la maravillosa Biblioteca de Barcarrota. Algo en verdad extraordinario sucedió en el pueblo pacense de Barcarrota en 1992. Cuando se hacían unas obras en una vieja casa particular, unos albañiles descubrieron, al derribar un muro y dentro de él, un armario escondido en la que alguien había depositado cuidadosamente, cuatrocientos años atrás,  en un lecho de paja, diez libros a los que se quería librar de las ansias de la Inquisición. 
Su estado de conservación era perfecto. Entre ellos se encontraba uno que justificaba por sí mismo el nombre de tesoro que se dio al conjunto: un ejemplar del Lazarillo de Tormes en una edición de Medina del Campo de 1554 de la que ningún otro se conservaba.

 La visita resultó muy amena y la atención que se nos prestó fue exquisita ya que nos mostraron todas las instalaciones con mucho detalle e , incluso, algunos documentos relativos a nuestro instituto y a Trujillo y su comarca.



A la salida tuvimos ocasión de disfrutar de la belleza de la Alcazaba, donde leímos algunas historias y leyendas, y de la Plaza Alta de Badajoz, iluminadas  por un radiante sol de invierno.










 Así los alumnos y los profesores descubrimos, una vez más, las muchas maravillas y las mil historias que encierran las bibliotecas.

Cuentan que cuentan que había                 
una vez una princesa
que vivía en un estante
de una vieja biblioteca.

Su casa era un cuento de hadas,
que casi nadie leía,
estaba entre un diccionario
y un libro de poesías.

 Cuentan que cuentan que un día,
justo en el último estante,
alguien encontró otro libro
que no había visto antes.

Al abrir con suavidad,
sus hojas amarillentas
salió un capitán pirata
que estaba en esa novela.

Cuentan que cuentan que en mayo
los dos se fueron un día
y dejaron en sus libros
varias páginas vacías.

 ( Liliana Cinetto)