1 abr. 2012

leo, leo

                                                                                 Quino


EL  EXPRESO

     Nadie quería decirle a qué hora pasaría el tren. Le veían tan cargado de maletas, que les daba pena explicarle que allí no había habido nunca ni vías ni estación.
                                                       
                                                           PERE CALDERS.
                                                          Ruleta rusa y otros cuentos.
                              


No hay comentarios:

Publicar un comentario