20 oct. 2010

leo,leo

Wislawa Szymborska
    En alabanza de mi hermana (1976)
    Mi hermana no escribe poemas y es casi imposible que súbitamente empiece a escribir poemas. Ella salió a su madre, que no escribió poemas. Y a su padre, que tampoco escribió poemas. Bajo el techo de mi hermana yo me siento segura: nada podría mover al esposo de mi hermana a escribir poemas. Y aún cuando suena como un poema de Adam Macedonski, ninguno de mis parientes se dedica a escribir poemas.
    En el escritorio de mi hermana no hay viejos poemas, tampoco algunos nuevos en su bolso de mano. Y cuando mi hermana me invita comer, yo sé que no tiene la intención de leerme poemas. Ella hace soberbias sopas sin siquiera esforzarse, y su café no se derrama sobre manuscritos.
    En muchas familias nadie escribe poemas, mas cuando lo hacen, rara vez es sólo una persona. Alguna vez la poesia fluye en cascadas de generaciones, lo cual produce temibles altercados en las relaciones familiares.
    Mi hermana cultiva una decente prosa hablada,  toda su vena literaria se derrama en postales de vacaciones que prometen la misma cosa cada año: que cuando ella regrese, nos lo contará todo, todo, todo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario