Páginas

1 dic. 2011

los libros salen a la calle

Alumnos de Trujillo dan a conocer el nuevo servicio de su biblioteca con teatrillos callejeros.
30.11.11 - 00:02 – DIARIO HOY
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS
TRUJILLO.

Ni con folletos ni con carteles. Una buena forma de promocionar una biblioteca es sacando los personajes de cuentos infantiles y de grandes obras literarias a la calle. Así lo realizaron alumnos del Ciclo Formativo de Animación Sociocutural del IES Francisco de Orellana de Trujillo. Ataviados con diferentes trajes, representaron pequeños fragmentos de lecturas tan conocidas como Pinocho, Blancanieves, Caperucita Roja, así como la Casa de Bernarda Alba y El Quijote, entre otros textos.
El escenario utilizado fue la calle. La escenografía fue impuesta por la imaginación del espectador. El único requisito para llevar a cabo las pequeñas representaciones fue que hubiese un grupo de personas para llamarles la atención. De este modo, los estudiantes recorrieron, mediante la animación de calle, las vías principales de Trujillo y Huertas.
Una vez que sorprendían al potencial público, les lanzaban el mensaje principal y objetivo de la actividad. «Si quieren conocer el final de esta obra, todos los miércoles de cuatro a seis de la tarde, la biblioteca del instituto Francisco de Orellana abrirá sus puertas», finalizaba una de las alumnas con megáfono en mano.
Una de las responsables de este ciclo formativo es Rosa Vega. Afirma que esta fórmula de promoción es diferente en la población. «Como la gente lo ve novedoso, se acerca a observar lo que estamos haciendo». Una vez que se capta la atención, se cuenta que la biblioteca no solo abre por las mañanas sino por la tarde. Por ahora, es un día a la semana, pero se podría ampliar dependiendo del éxito del proyecto, apunta. Los actores aficionados no solo fueron por distintos lugares de la población, sino también  por las aulas del centro.
Vega indica que, con esta iniciativa no solo se ha conseguido anunciar la apertura de las instalaciones, sino también que el alumnado ponga en práctica lo aprendido en las clases. «Estaban muy ilusionadas», señala. Además de llevar a cabo la actividad, las jóvenes participaron en la elaboración de trajes. Así mismo, adaptaron, «con un toque personal», los textos.
La docente explica que esta idea surge del grupo de trabajo formado por profesores del instituto trujillano con la intención de dar a conocer el nuevo servicio de la biblioteca. Rosa Vega apunta que se pretende que sea una dependencia viva y activa. Para ello, se contará con estos alumnos del ciclo formativo para hacer actividades de animación a la lectura y cuentacuentos, entre otro tipo de iniciativas tanto para pequeños como para adultos.
También está previsto llevar a cabo tertulias con obras literarias, sí como una formación de voluntarios de padres. Reconoce que ya hay un grupo muy motivado.
A los responsables de este proyecto les gustaría que esta biblioteca fuera un centro de referencia no solo para los vecinos con alguna vinculación al instituto, sino para toda la población. Matizan que se pueden hacer consultas de libros o trabajos, así como navegar por Internet.